Cromañón: un testigo declaró que la bengala salió del entrepiso

Un joven, que actuaba como control de Callejeros, dijo que el incendio se desencadenó por las "bolas de fuego” que se desprendieron de una "candela que "salió del entrepiso”, y no de la planta baja del boliche de Once. "Nadie tomó dimensión de lo que iba a ocurrir", afirmó.


La "candela" que originó el siniestro del boliche Cromañón, la noche del 30 de diciembre de 2004 y que provocó 194 muertes, "salió del entrepiso" dijo un testigo al señalar que "el incendio no lo provocó una bengala".
Javier Medina, un joven que actuaba como "control" de la banda "Callejeros" reconoció haber visto a "cuatro o cinco metros" de distancia a un joven "sobre los hombros de otros con una bengala en sus manos".
No obstante enfatizó que "la bengala no provocó el incendio" sino que el fuego se originó a raíz de las "bolas de fuego (que se desprenden de la candela) que partieron del entrepiso, no de la planta baja".
Medina, habitual colaborador del grupo musical, afirmó que la noche del hecho fue a "Cromañón" como espectador junto a su novia, y que cuando comenzaron las llamas, con su compañera se reían y pensaban "que iba a pasar enseguida".
"Nadie tomó dimensión de lo que iba a ocurrir", dijo el joven que mostró un testimonio sólido, sin fisuras, y sin entrar en contradicciones ante las preguntas a que fue sometido por la fiscalía, querellas y abogados defensores.
Medina relató escenas dramáticas del rescate de víctimas y refirió que, en su escape del local, "pasé por arriba de la gente. Quería salvar a la chica que estaba conmigo y mi propia vida".
Explicó que al regresar a local para ayudar a rescatar otras víctimas, entre ellas una niña y un joven, "uno agarraba lo que encontraba en el camino, lo que te daban" y que, como consecuencia de la inhalación de tóxicos, su novia "vomitaba negro, parecía brea".
Medina reiteró que el gerenciador de "Cromañón", Omar Chabán y el cantante de Callejeros, Patricio Santos "Pato" Fontanet, advirtieron sobre la inconveniencia del uso de pirotecnia y que esa recomendación "a la gente no le gustó" y que los jóvenes "la usaron igual".
Respecto del control a que son sometidos los asistentes a los recitales de "Callejeros", el testigo sostuvo que "todos, inclusive los familiares y allegados a la banda" eran revisados y que esa noche "hasta a mí y a mi novia nos revisaron".
Luego del testimonio de Medina el camarista Raúl Llanos dispuso un cuarto intermedio tras el cual está previsto que los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 24 (TOC24) escuchen los testimonios del rescatista José Porticatto, de Ernesto Taranto, manager de otra banda musical y de Gabriel Calvani, un voluntario de la Cruz Roja.
La de hoy fue la penúltima audiencia durante la "feria judicial" de enero (la última será pasado mañana) ya que la semana próxima el Tribunal reanudará el cronograma ordinario de tres jornadas semanales, los lunes, miércoles y viernes.
Tras haber escuchado alrededor de un centenar y medio de declaraciones de sobrevivientes, el TOC24 integrado por los camaristas María Cecilia Maiza, Marcelo Alvero y Raúl Llanos (quien presidió la audiencia de hoy) continúa con la recepción de testimonios.
En los banquillos de los acusados están Chabán, su ex "mano derecha", Raúl Villarreal; los músicos del conjunto "Callejeros", y el manager de la banda, Diego Argañaz, entre otros. La nómina de procesados, aunque por delitos menores, a los ex funcionarios comunales Fabiana Fizsbin y Gustavo Torres y los ex jefes de la comisaría séptima Carlos Díaz y Miguel Ángel Belay.

FUENTE: IMPULSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *