Food trucks en Parque Patricios, Caballito y Palermo

Desde fines de 2016, la modalidad de los food trucks son posible y  legales en el marco de la Ciudad de Buenos Aires, pero recién un año después se reglamentó la ley que los habilita. Y será a mediados de febrero cuando finalmente se asienten en tres puntos de la Ciudad: Plaza Naciones Unidas, el Parque de los Patricios y la Plaza Irlanda. Más adelante se sumarán otros cinco lugares.

La semana pasada se lanzó la convocatoria para que los dueños de los camiones gastronómicos trabajen en estos puntos. Cuando haya unos 50 inscriptos, por sorteo de Lotería de la Ciudad se seleccionarán tres camiones para cada lugar.

En una segunda etapa irán a otros cinco puntos: Parque Chacabuco, Parque Avellaneda, Parque Sarmiento, Plaza Mafalda (Colegiales) y Parque Los Andes (Chacarita).

Todos los que estén en alguno de los ocho puntos estratégicos deben contar con motor, ya que tienen que cumplir horario y luego retirarse, para volver al día siguiente. Con todo, siempre estarán en la misma posición: si comenzaron a funcionar en Parque Patricios, por ejemplo, no podrán mudarse luego a otro lugar.

La idea, cuentan desde el Gobierno porteño, es que haya un punto de food trucks en cada una de las 15 Comunas porteñas, y que en cada lugar haya bebidas (siempre sin alcohol), plato principal y postre. Además, deben contar con un menú saludable y otro para celíacos.

“Queremos que haya diversidad, que no haya propuestas gastronómicas similares en una misma estación, como por ejemplo, dos hamburgueserías juntas”, explica Martín Villar Sánchez, director de Desarrollo Gastronómico del Gobierno porteño.

A su vez, en estos puntos estratégicos los food trucks deben estar instalados sobre el asfalto (en el espacio de estacionamiento) y no sobre el césped, y siempre a 200 metros o más de un local gastronómico tradicional. Como establece la ley que los regula, la 5.707, no pueden tener mesas ni sillas: sólo habrá comida al paso.

Desde la Asociación Argentina de Gastronomía Móvil (ASARGAM) se muestran optimistas. “Tenemos las mejores expectativas porque esta es una forma de acercar la gastronomía de calidad a lugares donde no había y de que más gente acepte los food trucks”, destaca Oscar Cortijo, vicepresidente de la entidad.

Para que el food truck pueda funcionar, independientemente de que lo haga en alguno de estos ocho puntos o en un evento, debe contar con una habilitación sanitaria. Esta se tramita ante la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria de la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Para esto, el vehículo debe ser inscripto de forma online en el Registro de Unidades de Transporte Alimenticio.

Cada food truck debe tener cédula verde a nombre del titular declarado, VTV vigente y seguro. A su vez, hay que estar inscripto en el Registro de Generadores, Operadores y Transportistas de Aceites Vegetales Usados, se usen o no aceites.

Una vez aprobada la solicitud, la AGC inspecciona las instalaciones. Si está todo en regla, entrega una oblea con un código QR. El permiso tiene vigencia por un año. Una vez habilitado, para estar en la vía pública el food truck debe contar con un permiso del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño. También tiene que pagar un canon anual de $ 21.600.

“Esta iniciativa forma parte de BA Capital Gastronómica. Generará puestos de trabajo y activará las zonas donde se instalen”, aseguró Diego Santilli, vicejefe de Gobierno.

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) inicialmente se opuso a los food trucks porque podían ser una competencia desleal. Pero luego tuvo participación en la creación de la ley. “Vamos a estar atentos a que los food trucks se atengan a la ley. Si cumplen con todo, no hay nada que tengamos para objetar”, sostuvo Verónica Sánchez, presidenta de la asociación.

Los empresarios gastronómicos ya tuvieron un conflicto: el año pasado, la Autoridad del Puerto de Buenos Aires habilitó una zona de food trucks en la Dársena Norte. Como es zona portuaria, no están regidos por la ley porteña. Esto disparó quejas de los restaurantes de Puerto Madero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *