La mortalidad infantil disminuyó en la Ciudad

De acuerdo a las estadísticas del año 2017, disminuyó la mortalidad infantil,en 6,7 por cada mil nacidos vivos, contra 7, 2 del año anterior.

Según un informe de la Ciudad que esta disminución surge al comparar los resultados con los de 2016, que se ubicaba en 7,2 por cada mil nacidos vivos.

En tanto, si se tiene en cuenta la evolución trienal, entre 2015 y 2017, se observa una tasa del 6,6 por mil, la más baja desde el trienio 2011-2013.

En términos absolutos, el año pasado hubo 234 defunciones de menores de 1 año de madres con residencia en Buenos Aires. En 2016 habían sido 282 casos, y en 2015 habían sido 246.

Comparativamente y de acuerdo a los datos publicados por el Ministerio de Salud de la Nación en 2016, la Argentina tuvo una tasa de 9,7 por mil.

En 2017 UNICEF destacó medidas adoptadas por el Gobierno porteño, como la regionalización sanitaria en la atención perinatal que permite asegurar que cada nacimiento ocurra en un centro de salud con el nivel de complejidad que cada caso requiere.

A su vez, el Ministerio de Salud de la Ciudad implementó la “estrategia del camino de la embarazada” en todas las maternidades de la Ciudad y todos los Centros de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC), para favorecer la accesibilidad y continuidad del control prenatal.

De esta forma se mejora el acceso temprano y el cuidado integral de las mujeres que presentaran situaciones de riesgo para la mujer gestante, el feto o el recién nacido.

Las intervenciones incluyen establecer un circuito prioritario (“Canal Verde”) de acceso a las embarazadas desde su primer contacto con el sistema de salud, para facilitar la atención y turnos; el seguimiento de la realización de los controles prenatales y la búsqueda activa por parte de los equipos básicos de salud; y la agilización de plazos para estudios de laboratorio.

Además, se desarrolló una guía de práctica clínica de la Ciudad para estandarizar la atención de los recién nacidos de alto riesgo, que ya comenzó a implementarse en maternidades.

Estas acciones se complementan con la formación de equipos médicos de cabecera para asegurar atención personalizada a familias de la zona sur; la implementación de la Historia Clínica Electrónica en todos los CeSAC porteños; y la difusión del programa Red Primeros Meses, que garantiza asistencia médica y apoyo económico a madres de recién nacidos en situación de vulnerabilidad social.

También, la Ciudad cuenta con 77 Centros de Primera Infancia (CPI) que atienden a más de 11 mil niños, de 45 días a 3 años de edad. Emplazados en su mayoría en la zona sur de Buenos Aires, los centros son espacios enfocados en garantizar su crecimiento y desarrollo saludable, a través de la satisfacción de necesidades alimentarias, afectivas, psicomotrices, lúdicas y sociales. La asistencia a los CPI ha tenido un alto impacto positivo en la salud, nutrición y en el desarrollo psicosocial de los niños, así como también en la incorporación de nuevos hábitos al interior del hogar y la inserción laboral de los padres, sobre todo las mujeres.

En esta línea, durante 2018 se ha continuado la realización de obras de infraestructura en villas con el foco puesto en su progresiva integración al tejido urbano de la Ciudad. La incorporación servicios públicos como electricidad, agua potable, desagües cloacales y pluviales, se traduce en mejores condiciones de vida y en una disminución de los riesgos ambientales y urbanos para los habitantes de aquellos barrios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *