El último año subieron las denuncias de porteños por servicios de internet y cable en un 50%

Las denuncias de usuarios por servicios de internet y cable en los primeros meses de 2018 aumentaron un 50 por ciento respecto del año pasado, informó la Defensoría del Consumidor de la ciudad de Buenos Aires.

Los principales reclamos en 928 denuncias presentadas entre el 1 de enero y el 22 de mayo fueron en referencia al incumplimiento del servicio (37%), la dificultad para rescindir el contrato (31%), facturación incorrecta (6%) y la falta de cumplimiento de promociones (6%).

Por cuestiones legales y políticas de los organismos donde los usuarios realizan las denuncias, los documentos que informan cantidades y tipos de reclamo no detallan los nombres de las empresas acusadas ni los porcentajes que afectan a cada una, para evitar que éstas los acusen luego de actuar con “malicia”.

Actualmente en Argentina operan dos grandes compañías que ofrecen “combos” de televisión por cable e internet, mientras que otras tantas lo brindan por separado.

El usuario que quiera contratar alguna de las ofertas debe contactarse vía telefónica o bien de forma online, lo mismo que para realizar reclamos por incumplimiento de la empresa.

“No hay canales físicos de comunicación”, advirtió a Télam uno de los denunciantes, ya que hay “pocas” sucursales de las compañías, de modo que los reclamos o pedidos de baja del servicio “sólo se pueden realizar por teléfono, donde lo único que obtenés es un número de gestión”, explicó.

Si bien en el ranking de Defensa al Consumidor el puesto número uno se lo lleva la queja por incumplimiento, usuarios consultados por esta agencia aseguran que la decisión de dar de baja el servicio se transforma en una gran odisea, muy compleja de resolver.

Para rescindir el contrato las empresas indican que “el trámite debe realizarse del mismo modo en el que el cliente se suscribió al servicio”.

Por lo tanto, “las esperas en el auricular del teléfono son eternas”, señaló una mujer que tardó seis meses en obtener la baja, situación que prosperó luego de realizar la denuncia.

“No existe ninguna ruta clara para realizar la gestión, te pasan de un operador a otro, hay una máquina que informa el tiempo de espera, que generalmente son más de 30 minutos, y si bien aguardás en el teléfono, al pasar el tiempo estimado te cortan”, enfatizó una usuaria de una de las cableoperadoras más importante del país.

Otro de los denunciantes explicó que frente a los constantes incumplimientos y más allá de los reclamos, tanto por servicios y promociones que no cumplen, “la facturación siempre sigue corriendo: jamás te hacen un descuento por los días que no funcionó correctamente la prestación”.

Ante la falta de respuesta de las empresas “los usuarios no vemos en la situación de investigar sobre los derechos y las leyes que nos respaldan, ya que es la única forma de lograr que cumplan con sus responsabilidades”, cuestionó un denunciante que aún no logró la baja del servicio tras haberse mudado hace un año del domicilio donde lo contrató.
La Ley 24.240, de Protección y Defensa de los Consumidores, establece y enumera los requisitos y obligaciones que debe respetar la persona o empresa que comercializa bienes o presta servicios de manera profesional, mientras que tanto la Constitución Nacional como la de la Ciudad reconocen los derechos del consumidor.
Los usuarios porteños pueden reclamar por sus derechos llamando a la línea gratutita 147, consultar vía Facebook y Twitter o bien ir al Centro de Gestión y Participación (CGP) más cercano al domicilio para obtener asesoría o realizar una denuncia frente al incumplimiento de las empresas.
Una vez asesorado, el usuario debe presentar la documentación en el CGP y allí completar “un formulario con los datos de ambas partes sumado las causas de incumplimiento para luego acordar una audiencia entre el denunciante, la empresa y un mediador”, explicó Defensa al Consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *