Artistas intervinieron 50 persianas de locales en la zona de Tribunales

Las persianas de los locales de la zona de Tribunales fueron intervenidas por cincuenta artistas, cada uno, con la autorización de los dueños de los locales pintó un mural.

Ahora, las persianas de los comercios de las calles Lavalle, Paraná, Uruguay, Talcahuano y Libertad se ven muy coloridas, luego de llevar a cabo una  idea de Santiago Cavanagh, quien, con Milagros Avellaneda, Lucía Arrocha y Juan Ridolfi, fundaron Proyecto Persiana una propuesta en la que participaron artistas junto a algunos auspiciantes donantes de los 100 litros de hidroesmalte y cinco aerosoles por cada intervención.

Los diseños de los murales y las técnicas utilizadas son de lo más variadas y quedaron bajo la responsabilidad de cada creador, que tenían como único fin hacer pinturas que interpelaran a quien los mire.

La intervención sorprendió a los vecinos del barrio de San Nicolás, entusiasmados con ver algo más que las grises cortinas que quedan al final del día Lo mismo pasa en Once, Congreso o el Microcentro.

En 2014, recién mudado al centro, Santiago Cavanagh se preguntó por qué esto era así. Caminando, imaginó esas persianas como lienzos. Quizás lo suyo era sólo una deformación profesional -es licenciado en economía con especialización en arte-, pero no paró y pidió ayuda, convocó a artistas callejeros y auspiciantes. Así nació el colectivo Proyecto Persiana, que se completa con Milagros Avellaneda y Lucía Arrocha, licenciadas en Comunicación, y Juan Ridolfi, estudiante de Diseño Industrial.

En 2015 empezaron con diez creadores. “Una persiana, un cuadro, un artista”, fue la idea fundante. Ayer fueron más de 50 artistas, que trabajaron en ocho cuadras de los alrededores de Tribunales. Sobre 50 persianas, encararon su 11° intervención. Sumando lo que ya hicieron en otras áreas de la Ciudad, llevan pintadas más de 500 persianas.

Lograr esto llevó tiempo. Primero, puerta a puerta, pidieron permiso a los comerciantes. Explicaron que no se trataba de vandalizar, sino sumar arte a una escenografía que por las noches se pone gris. Después convocaron a los artistas, les enviaron a cada uno la foto de su persiana y consiguieron la pintura, que cedieron en forma gratuita dos empresas. En total, son 100 litros de hidroesmalte y cinco aerosoles por artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *