Quieren proteger murales y elementos decorativos de las estaciones de subterráneo

Por tercera vez, buscan que se transforme en ley la protección de los más de 100 murales de las diferentes estaciones de subte de la Ciudad de Buenos Aires, hechos por reconocidos artistas, al igual que otros elementos decorativos que forman parte de distintos estilos.

Por iniciativa de la Defensoría del Pueblo, se intenterán proteger casi  100 murales distribuidos en las estaciones del subte, para evitar que sufran  daños o intervenciones por reformas en la red.

Distintos artistas representan las paredes tan concurridas cotidianamente por porteños y bonaerenses, como por ejemplo Luis Felipe Noé, Seguí, Molina Campos, Raúl Soldi, Prilidiano Pueyrredón; Quino, Horacio Altuna, Nine, Fontanarrosa y Hermenegildo Sábat, y reproducciones de Benito Quinquela Martín, las obras de las líneas C, D y E representan temas de la historia nacional.

Además de los murales, en la iniciativa se destacan los revestimientos decorativos de las estaciones, especialmente los de la línea C, que presentan motivos de reminiscencia andaluza, con un diseño conocido como mayólica de lazo por su similitud a una cinta entrelazada, y con otras que ofrecen representaciones de signos del zodíaco. También los ar- cos y barandas de hierro forjado de los accesos a las estaciones de las líneas A, B, C, D y E.

En las presentaciones anteriores el proyecto no prosperó y perdió estado parlamentario en la Legislatura. Ahora, recepcionada nuevamente por los legisladores de la Comisión de Cultura, vuelve a proponer que esos murales, que en varios casos datan de la década del 30, sean declarados como “integrantes del Patrimonio Cultural de la Ciudad”.

“La intención de esta propuesta, además de reconocer el indudable valor patrimonial de estos elementos, es brindarles una protección que asegure su conservación”, definen desde la Defensoría.

Entre los murales históricos se destaca, por ejemplo, “Alegoría EspañaArgentina”, situado en la estación Avenida de Mayo de la línea C, que muestra a la República Argentina representada como una joven mujer que lleva la bandera nacional, a cuyo alrededor se ubican alegorías de la pintura, la escultura y la ciencia.

También sobresale el mural “Tertulia en la Alameda, Buenos Aires en 1830”, en el andén sur de la estación Catedral de la línea D, que forma parte del ciclo que retrata la Argentina y su sociedad entre 1830 y 1930.

Por último, la Defensoría refirió también a los murales de Hermenegildo Sábat ubicados en los pasajes de la estación Lima de la A en la combinación con la C, que “con trazo suelto y coloración tipo acuarela homenajean a personajes como Astor Piazzolla, Julio de Caro, Aníbal Troilo y Homero Manzi”.

En este caso, los diseños fueron incorporados en el marco del programa “Subte Vive”, que llevó adelante Metrovías, concesionaria de la red, y que también sumó obras de Polesello, Roux, Siquier, Josefina Robirosa y Paéz Vilaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *