El viernes aumenta el viaje en subte

Luego de un largo tiempo, de ser frenado el aumento por la Justicia, a partir del viernes el pasaje en subte aumentará un 64% por lo que el viaje pasará a costar de $7,5 a $12,5.

La Justicia porteña sacó el freno al aumento de la tarifa del Subte que se quería implementar desde el Gobierno de la Ciudad. El premetro también aumentará un 60%, de los $2,5 actuales costará $4.

El abono social tendrá un valor de $ 7 . Jubilados, pensionados, personas con discapacidad y chicos con boleto estudiantil continuarán viajando gratis.

La medida cautelar que suspendió el aumento había sido  ordenada en el mes de mayo por la jueza Patricia López Vergara, mediante un amparo que habían presentado los legisladores de izquierda Patricio del Corro y Myriam Bregman y el metrodelegado Claudio Dellecarbonara.

En ese momento el gobierno porteño quería subir el valor del pasaje de los actuales $ 7,50 a $ 11. Pero el cuadro tarifario contemplaba un segundo aumento en junio para llevar el valor del viaje a $ 12,50.

Fuentes de Sbase confirmaron que, tras la decisión de la Justicia conocida este miércoles, el costo de un viaje saltará directamente de $ 7,50 a $ 12,50. El aumento impactará en el bolsillo de las 1.300.000 personas que viajan a diario en el subte.

Con la nueva tarifa, continuarán los descuentos previstos para los viajeros frecuentes que pagan con tarjeta SUBE. De esta manera, el costo para quienes realicen hasta 20 viajes será de $ 12,50. A partir del 21 saldrá $ 10, desde el 31 será de $ 8,75 y, desde el número 41 en adelante, de $ 7,50. El Premetro sí seguirá teniendo una tarifa plana, que será la de $ 4. Estos beneficios se complementan con la Red Sube, que aplica descuentos del 50% y del 75% cuando se combinan dos o más medios de transporte.

Cuando convocaron a una audiencia pública para implementar el aumento, en abril, las autoridades porteñas establecieron la “tarifa técnica” del servicio en $18. Esa cifra, que es la que se cobraría sin subsidio, surge de dividir los costos de explotación del servicio, que según Sbase son de $ 5.634,10 millones por año, por los 312,4 millones de pasajeros que pagan boleto.

El Gobierno porteño apeló y ahora la Cámara revocó la cautelar que suspendía el aumento. “No corresponde dejar sin efecto las resoluciones que aprueban un cuadro tarifario sobre la base de meras tachas al método empleado por la autoridad competente”, dice el fallo. “Los actos administrativos regulatorios llevan consigo una presunción de legitimidad. Y pesa sobre quien los impugna la carga de demostrar que son inválidos”, sostiene. En otro punto, también argumenta que “no hay elementos suficientes para sostener que una posible diferencia en el cálculo de la tarifa técnica implique per se una disminución de la tarifa al usuario ni, menos aún, un congelamiento de las tarifas”.

La tarifa no se modifica desde octubre de 2016 y en el Gobierno porteño estaban impacientes por poder implementar el nuevo aumento. Es que, hasta el 15 de julio, la pérdida por el freno a su aplicación ascendía a $ 282,4 millones, según el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte. Y, por cada día a partir de esa fecha, se sumaron $ 3,7 millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *