Raul Castro es el nuevo presidente de Cuba

El presidente cubano, Raúl Castro, subrayó ayer como prioridad del país la satisfacción de las necesidades básicas de la población, tanto materiales como espirituales, a partir del fortalecimiento sostenido de la economía y de su base productiva.En el discurso clausura de la sesión constitutiva de la VII
Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el recién elegido jefe de
estado se refirió a varias cuestiones en estudio para mejorar la eficiencia
económica y el nivel de vida de los ciudadanos, informó la agencia cubana,
"Prensa Latina". Un ejemplo –dijo- es la propuesta de medidas dirigidas a
incrementar las producciones agropecuarias y perfeccionar su comercialización,
las cuales se han analizado, provincia por provincia, con una amplia
representación de los encargados de llevarlas a la práctica, incluidos los
propios productores. Indicó que así se continuará haciendo en cada asunto de
importancia cardinal para el país y puso como ejemplo el examen de todo lo
relacionado con la implementación oportuna de las ideas del líder de la
Revolución, Fidel Castro, sobre la “progresiva, gradual y prudente reevaluación
del peso cubano”. Al propio tiempo –dijo- profundizamos en el fenómeno de la
doble moneda en la economía. “Estas cuestiones son realmente sensibles y
complejas, cuando, como es nuestro caso, existe la firme voluntad de proteger e
ir incrementando de modo paulatino los ingresos y ahorros de la población, en
especial de quienes reciben menos”, apuntó. 


             Explicó que para evitar efectos
traumáticos e incongruencias, cualquier cambio referido a la moneda debe hacerse
con un enfoque integral en el que se tengan en cuenta diversos factores. Entre
otros aspectos mencionó el sistema salarial, los precios minoristas, las
gratuidades y los millonarios subsidios que actualmente suponen numerosos
servicios y productos distribuidos de una forma igualitaria, como los de la
libreta de abastecimiento que –dijo- en las actuales condiciones de nuestra
economía resultan irracionales e insostenibles.
“Constituye hoy un objetivo
estratégico avanzar de manera coherente, sólida y bien pensada, hasta lograr que
el salario recupere su papel y el nivel de vida de cada cual esté en relación
directa con los ingresos que recibe legalmente, es decir, con la importancia y
cantidad del trabajo que aporte a la sociedad”, puntualizó. 
Añadió que se
estudian simultáneamente otros temas, siguiendo una prioridad, y el ritmo de
avance dependerá de la complejidad y los recursos. 
Advirtió que existen
cuestiones cuyo estudio requiere tiempo, ya que un error motivado por la
improvisación, la superficialidad o el apresuramiento, tendría consecuencias
negativas considerables. 
Este fue el primer discurso de Raúl Castro, en su
condición de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros,
responsabilidades que desempeñará durante los próximos cinco años, según
establece la Constitución del país.

FUENTE: IMPULSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *