Cierran una bajada de la autopista Ilia

Con motivo del avance de la obra de la nueva traza, la bajada de la autopista Illia hacia Libertador será cerrada.

A menos de tres años de haberla inaugurado, desde anoche quedó cerrada definitivamente la bajada de la autopista Illia hacia la Avenida del Libertador, a la altura de la calle Montevideo, que descomprimía el ingreso de autos desde zona norte hacia la 9 de Julio.

Para permitir el avance de la obra de la nueva autopista Illia se tomó esta decisión . Ésta vía será abierta luego de finalizar  el nuevo trazado. Se prevé que será para fines de 2018, cuando estiman que ya no pasarán más autos por encima de la Villa 31.

Con la implementación de la medida, solamente se podrá ingresar al Centro a través de la 9 de Julio.

La subida a la Illia desde Retiro seguirá habilitada hasta que se cierre para convertirse en un parque en altura de 6,5 hectáreas de superficie.

La bajada de Libertador fue inaugurada en junio de 2015, en plena campaña electoral para las presidenciales, por el entonces Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri .

El cierre de esos 350 metros de extensión, con dos carriles de circulación que salen hacia la calle Facundo Quiroga a la altura de Montevideo, se debe a que el espacio donde hoy está esa bajada será ocupado por la nueva autopista.

La obra en sí misma consiste en construir una nueva vía rápida entre la 9 de Julio y el peaje de Retiro (el cual no se verá afectado). Este trayecto se extiende por 1.900 metros y tendrá un tramo a nivel y otro elevado, con siete carriles: tres hacia Pro- vincia y cuatro rumbo al Centro. Además, sumará tres accesos desde Carlos Pellegrini, Del Libertador y Callao, y cuatro bajadas en Rodríguez Peña, Callao, Libertad y Cerrito.

Los trabajos se dividirán en dos etapas. El primer tramo modifica la configuración actual de Quiroga entre Carlos Pellegrini y el nuevo Centro de Exposiciones y Convenciones. La otra parte seguirá desde allí hacia el norte, donde la avenida tomará al- tura para convertirse en un viaducto y girar hacia el norte, pasando por arriba de las vías del ferrocarril hasta empalmar con la AU Illia existente.

El Gobierno afirma que esto será un gran paso para avanzar con la urbanización de la Villa 31, donde el Ejecutivo porteño se comprometió a construir 1.000 viviendas para los vecinos que dejen el bajo autopista, más la llegada de cloacas, agua corriente, veredas, calzada e iluminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *