Argentina: Muere el docente herido por la policia

La ciudad sigue convulsionada y la comunidad educativa está de duelo. Carlos Fuentealba, el profesor de Química que recibió un disparo a quemarropa en medio de un enfrentamiento entre policías y docentes, murió ayer, a las 18, en el hospital Castro Rendón.

El gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, admitió ayer que dio la orden de montar el operativo policial que reprimió anteayer a los docentes en la ruta 22, y aclaró que fue con el propósito de "evitar el corte" de la carretera.

La muerte de Fuentealba originó un duro cuestionamiento de la oposición y del Gobierno hacia Sobisch.

El docente de 40 años que falleció tenía un daño cerebral irreversible y anoche, después de los estudios médicos que certificaron el diagnóstico, lo desconectaron del respirador artificial que mantenía activas sus funciones vitales.

Los órganos de Fuentealba no se podrán donar porque su cuerpo recibió sangre de 20 unidades diferentes y fue sometido a una reanimación, informó anoche Sergio Homman, director médico del hospital Castro Rendón.

Aunque esperada, la noticia de la muerte del docente provocó una enorme tristeza entre los docentes de esta provincia que anoche realizaban por el centro una marcha de silencio.

Fuentealba había recibido anteayer un disparo de una granada de gas en la cabeza desde un metro y medio de distancia en medio de un enfrentamiento entre policías y docentes en la ruta 22, cerca de Arroyito, a 40 kilómetros.

El docente se encontraba en la parte trasera, dentro de un Fiat 147 que estaba en retirada de esa batalla que le costó la vida. Fuentealba participaba el miércoles de una movilización de unos 700 docentes que habían decidido cortar el estratégico cruce de las rutas 22 y 237. Pero el grupo antimotín de la policía de Neuquén les impidió cumplir el objetivo y, en la refriega, el docente recibió un disparo mortal en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *