Aumentos en el ABL de hasta un 34%

El ABL en la Ciudad subirá un 34% y no habrá fondos para nuevas obras públicas

De acuerdo a lo que el Presupuesto 2019 está planteando en relación a la obra pública, se finalizarán las inversiones en marcha, pero no iniciarán nuevas. A la industria y la construcción se le otorgarán rebajas en Ingresos Brutos

El año que viene, el ABL en la Ciudad aumentará un 34% en promedio, con un tope del 38%. Por el contrario, habrá más descuentos para quienes paguen vía débito automático tanto esta tasa como la de Patentes. Además, continuarán las rebajas de Ingresos Brutos para industrias y la construcción. Y aunque no se frenará ninguna de las obras públicas en marcha, tampoco arrancarán nuevas.

Estos son los principales ejes del proyecto de Presupuesto 2019 que presentó ayer el Ejecutivo de la Ciudad, y que se comenzará a discutir en la Legislatura. El total de ingresos del fisco porteño para el año que viene será de $ 321.457 millones.

La suba en la tasa inmobiliaria se realizará con el mismo esquema que se viene aplicando desde 2011, cuando 50 de los 60 legisladores de entonces aprobaron ir actualizándola y que las valuaciones fiscales no queden retrasadas respecto del valor real de mercado de los inmuebles.

Para el año que viene, el Gobierno usará las siguientes categorías:

• El 30% del padrón, unas 573.000 partidas, tendrán un incremento menor a $ 100 en cada cuota mensual.

• El 35%, unas 669.000 boletas, llegarán con incrementos de entre $ 100 y $ 150 por mes.

• El 20%, que son cerca de 382.000 partidas, deberá afrontar aumentos de entre $ 150 y $ 450 mensuales.

• El 5% abonará más de $ 450 por mes de suba pero con el tope del 38%.

• El 10%, cerca de 190.000 partidas, seguirán exentas (jubilados, discapacitados y otros).

Con esta modificación, el ABL recaudará $ 22.751 millones, un 7,7% del total de los recursos porteños.

Además, habrá más descuentos para los contribuyentes cumplidores. Para quienes no se atrasen en ninguna cuota, la quita seguirá siendo del 10%, pero si pagan mediante débito automático se ahorrarán la última boleta del año, lo que equivale a otro 8,33% de quita. De igual manera, para quienes pagan todo el año de una vez, a la rebaja del 15% habitual se le agregará otro 5%.

Un esquema similar se usará para la tasa de Patentes: quienes paguen a través de su banco tendrán el 10% de quita por cumplir y no pagarán la mitad de la última cuota, que en ese caso es bimestral.

La tasa que la Ciudad les cobra a los dueños de automotores también aumentará, pero no por una suba de alícuotas sino porque se incrementaron los valores de los vehículos, por la inflación. Lo que se paga de Patentes es el 3,2% anual (dividido en seis cuotas) del precio del auto, según lo definen las empresas de seguros. En la Ciudad estiman que el año que viene el salto será del 25% promedio para el bolsillo de los contribuyentes.

En tanto, por segundo año continuarán las rebajas de Ingresos Brutos a algunas actividades económicas, en el marco de la ley de Responsabilidad Fiscal que la Ciudad, la Nación y el resto de las provincias firmaron el año pasado. Se trata del principal impuesto del fisco local, que representa el 54% de la recaudación. Las nuevas alícuotas serán las siguientes:

• Para las industrias, se reducirá de 2% a 1,5%.

• Para transportes y comunicaciones, de 5% a 4,5%.

• La construcción, del 3% al 2,5%.

En tanto, y también fruto de la negociación de la Nación y las provincias para reducir el déficit fiscal, a partir del año que viene la Ciudad deberá hacerse cargo de subsidios que hasta ahora costea el Estado federal

(ver “Cubrirán…”).

Por el lado de los gastos también habrá cambios. Producto de la situación económica que atraviesa el país, el Gobierno porteño decidió terminar todas las obras en marcha, pero

no iniciar proyectos nuevos. Sí van a sostener los gastos de mantenimiento, por ejemplo con una inversión de más de $ 2.200 millones para reparar veredas y $ 1.900 millones para pavimento y bacheo.

El cambio tiene que ver, en parte, con la necesidad de sostener el gasto social en una coyuntura económica adversa, y también para cubrir esos nuevos subsidios que pasarán a la Ciudad. “Uno de los pilares del Presupuesto es la inversión en áreas como Salud, Educación y Desarrollo Social,

que alcanzan el 51% del total. También se asegura el financiamiento para la finalización de las obras como el Paseo del Bajo y los viaductos Mitre y San Martín”, resumió el ministro de Hacienda, Martín Mura.

Dentro de las inversiones de infraestructura programadas, las que más fondos se llevarán serán las de Vivienda, con $ 11.243 millones, de los cuales $ 5.150 millones irán a continuar la urbanización de la Villa 31.

En tanto, las mejoras en la red de subtes, entre instalación de aire acondicionado y apertura de tres estaciones de la línea E, se llevarán $ 4.033 millones. El área Seguridad también tendrá un presupuesto importante, de casi $ 4.000 millones.

.

El año que viene, el ABL en la Ciudad aumentará un 34% en promedio, con un tope del 38%. Por el contrario, habrá más descuentos para quienes paguen vía débito automático tanto esta tasa como la de Patentes. Además, continuarán las rebajas de Ingresos Brutos para industrias y la construcción. Y aunque no se frenará ninguna de las obras públicas en marcha, tampoco arrancarán nuevas.

Estos son los principales ejes del proyecto de Presupuesto 2019 que presentó ayer el Ejecutivo de la Ciudad, y que se comenzará a discutir en la Legislatura. El total de ingresos del fisco porteño para el año que viene será de $ 321.457 millones.

La suba en la tasa inmobiliaria se realizará con el mismo esquema que se viene aplicando desde 2011, cuando 50 de los 60 legisladores de entonces aprobaron ir actualizándola y que las valuaciones fiscales no queden retrasadas respecto del valor real de mercado de los inmuebles.

Para el año que viene, el Gobierno usará las siguientes categorías:

• El 30% del padrón, unas 573.000 partidas, tendrán un incremento menor a $ 100 en cada cuota mensual.

• El 35%, unas 669.000 boletas, llegarán con incrementos de entre $ 100 y $ 150 por mes.

• El 20%, que son cerca de 382.000 partidas, deberá afrontar aumentos de entre $ 150 y $ 450 mensuales.

• El 5% abonará más de $ 450 por mes de suba pero con el tope del 38%.

• El 10%, cerca de 190.000 partidas, seguirán exentas (jubilados, discapacitados y otros).

Con esta modificación, el ABL recaudará $ 22.751 millones, un 7,7% del total de los recursos porteños.

Además, habrá más descuentos para los contribuyentes cumplidores. Para quienes no se atrasen en ninguna cuota, la quita seguirá siendo del 10%, pero si pagan mediante débito automático se ahorrarán la última boleta del año, lo que equivale a otro 8,33% de quita. De igual manera, para quienes pagan todo el año de una vez, a la rebaja del 15% habitual se le agregará otro 5%.

Un esquema similar se usará para la tasa de Patentes: quienes paguen a través de su banco tendrán el 10% de quita por cumplir y no pagarán la mitad de la última cuota, que en ese caso es bimestral.

La tasa que la Ciudad les cobra a los dueños de automotores también aumentará, pero no por una suba de alícuotas sino porque se incrementaron los valores de los vehículos, por la inflación. Lo que se paga de Patentes es el 3,2% anual (dividido en seis cuotas) del precio del auto, según lo definen las empresas de seguros. En la Ciudad estiman que el año que viene el salto será del 25% promedio para el bolsillo de los contribuyentes.

En tanto, por segundo año continuarán las rebajas de Ingresos Brutos a algunas actividades económicas, en el marco de la ley de Responsabilidad Fiscal que la Ciudad, la Nación y el resto de las provincias firmaron el año pasado. Se trata del principal impuesto del fisco local, que representa el 54% de la recaudación. Las nuevas alícuotas serán las siguientes:

• Para las industrias, se reducirá de 2% a 1,5%.

• Para transportes y comunicaciones, de 5% a 4,5%.

• La construcción, del 3% al 2,5%.Por el lado de los gastos también habrá cambios. Producto de la situación económica que atraviesa el país, el Gobierno porteño decidió terminar todas las obras en marcha, pero no iniciar proyectos nuevos. Sí van a sostener los gastos de mantenimiento, por ejemplo con una inversión de más de $ 2.200 millones para reparar veredas y $ 1.900 millones para pavimento y bacheo.

El cambio tiene que ver, en parte, con la necesidad de sostener el gasto social en una coyuntura económica adversa, y también para cubrir esos nuevos subsidios que pasarán a la Ciudad. “Uno de los pilares del Presupuesto es la inversión en áreas como Salud, Educación y Desarrollo Social, que alcanzan el 51% del total. También se asegura el financiamiento para la finalización de las obras como el Paseo del Bajo y los viaductos Mitre y San Martín”, resumió el ministro de Hacienda, Martín Mura.

Dentro de las inversiones de infraestructura programadas, las que más fondos se llevarán serán las de Vivienda, con $ 11.243 millones, de los cuales $ 5.150 millones irán a continuar la urbanización de la Villa 31.

En tanto, las mejoras en la red de subtes, entre instalación de aire acondicionado y apertura de tres estaciones de la línea E, se llevarán $ 4.033 millones. El área Seguridad también tendrá un presupuesto importante, de casi $ 4.000 millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *