Por pirotecnia y corchos en Navidad: al menos 30 heridos en la Ciudad

Ocho adultos y cinco niños fueron atendidos la madrugada del 25 con lesiones leves provocadas por el uso de pirotecnia durante los festejos de la Navidad, aseguró María Minio, jefa de Emergentología del Hospital de Quemados, en el barrio porteño de Caballito.

«Hubo 13 personas lesionadas directamente por la pirotecnia, 5 menores y 8 adultos, pero fueron dados de alta», aseguró la médica. También destacó que «de a poco se baja la cantidad de accidentados», al compararlo con otros años.

La jefa de Emergentología que dio el parte médico en el Hospital de Quemado, ubicado en avenida Pedro Goyena 369, señaló que «por suerte ha bajado muchísimo» el número de accidentados por pirotecnia en los últimos años.

Además, una nena de seis años resultó gravemente herida por la mordedura de un perro que se asustó por el uso de la pirotecnia, y será operada en el hospital de niños Ricardo Gutiérrez, mientras que otros 9 menores resultaron con heridas leves, al igual que dos adultos, quienes fueron atendidos en el hospital de oftalmología Santa Lucía.

Según informó Ana Gercowski, la subjefa de Guardia del hospital ubicado en San Juan 2020, en el barrio porteño de San Cristóbal, se atendieron a 12 heridos por pirotecnia, de los cuales 10 son menores de entre 5 y 12 años.

De todas formas, Gercowski manifestó que hubo una merma de heridos con respecto al año anterior, que en total fueron 19.

En tanto, tres menores de edad y dos adultos fueron atendidos en el Instituto Oftalmológico Pedro Lagleyze, en el barrio porteño de Villa General Mitre, por heridas ocasionadas por pirotecnia y corchazos.

Según informó la médica María Rosa Terraes, a cargo de guardia del centro oftalmológico, «se atendió a tres menores de 13, 11 y 6 años por el uso de pirotecnia, y a dos adultos con heridas provocadas por un corchazo».

«Todos presentaron lesiones leves en los ojos y ya fueron dados de alta», explicó la médica, que confirmó que todos los pacientes fueron atendidos después de la medianoche.

Además, hubo 48 casos de alcoholemia y cinco por estupefacientes durante los controles de Nochebuena.

Esta Nochebuena y Navidad se incrementaron en un 50% los controles por alcoholemia y estupefacientes en la ciudad y, pese al mayor despliegue, los resultados fueron mejores que los del año pasado: hubo 53 conductores que dieron positivo. Para la misma festividad de 2018, habían sumado 69 los automovilistas que manejaban en infracción por una u otra sustancia.

Al amanecer del 25, una postal de varios autos detenidos a un lado de un punto de control llamó la atención de quienes transitaban por Avenida del Libertador y Pico. A pocos metros de la General Paz, 22 vehículos esperaban el momento en el que las grúas los acarrearían a la playa de infracción. Se trataba de rodados cuyos dueños habían dado positivo: la mayoría superaban el dosaje permitido en alcoholemia y un par conducían bajo los efectos de alguna droga.

«Se trató de lo que llamamos un puesto embudo. Desde las 17.30 del martes 24 hasta la tarde de25, se controló a todo rodado que pasara por allí», explicó Leandro Ricciardi, director del Cuerpo de Agentes de Tránsito de la Secretaría de Transporte porteña. Casi la mitad de los conductores que se sancionaron durante Nochebuena y parte de la Navidad en toda la Capital estuvieron en este punto del barrio de Núñez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *