El 14 por ciento de los porteños tuvo coronavirus

El 14% de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires tuvo coronavirus y uno de cada tres casos fue diagnosticado, según estimaciones en base a un estudio de seroprevalencia (anticuerpos) realizado por el Gobierno porteño.

El estudio, cuyos resultados dio a conocer el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, se realizó a partir de 2.024 residentes mayores de 18 años de diferentes barrios, que fueron encuestados y testeados entre el 8 de septiembre y el 18 de octubre.

“Lo que hemos podido confirmar es que para la segunda semana de septiembre, el 10,1% de los porteños tenía la enfermedad. Si uno proyecta esa situación al día de hoy, podemos estimar que el 14% de los porteños ha tenido contacto con el virus”, informó Quirós.

Según el estudio, la cantidad de personas infectadas al 25 de septiembre era de 310.761 mientras que al 11 de septiembre habían diagnosticado 109.281: “La relación entre la cantidad de personas confirmadas por PCR en la Ciudad de Buenos Aires y la cantidad de personas que efectivamente tuvieron la enfermedad por el estudio de seroprevalencia es de uno a tres”, describió el ministro. Esto significa que de cada tres personas que tuvieron el virus, una fue detectada por el sistema de salud: “Es una relación extremadamente eficiente porque implica que hemos tenido la capacidad de encontrar a las personas enfermas a partir de una estrategia de investigación epidemiológica que combinó rastreo, testeo y aislamiento”, sostuvo.

En referencia a la seroprevalencia estimada en el total de la población, la Ciudad se encuentra en valores similares a Ginebra (10,8%), San Pablo (11,4%), Madrid (11,7%), y significativamente por debajo de Nueva York que asciende al 22,7%.

“La Ciudad completó su curva epidémica alcanzando un porcentaje de infectados del 10%. Esto significa que tenemos que seguir cuidándonos porque ustedes ya saben que varias de estas ciudades tuvieron rebrote”, sostuvo el titular de la cartera sanitaria porteña, quien enfatizó que “la importancia de estos estudios es que permiten medir y comprender cómo se ha comportado el virus para mitigar o evitar un rebrote”.

En ese sentido, Quirós describió que “en esta primera ola, no se comportó en forma asimétrica; sabemos que circuló más por determinados canales que fueron los lugares donde hay hacinamiento (barrios populares), las instituciones cerradas (como las residencias geriátricas) y entre los trabajadores esenciales”.

“Mientras que en base a estudios previos que hicimos de seroprevalencia, en el Barrio 31 pudimos detectar que se había infectado el 40% de la población, hay barrios donde se contagió sólo el 4%; entonces es importante no hacer promedios pero también entender que como comunidad no estamos protegidos porque estamos lejos de la inmunidad de rebaño”, describió.

El estudio, que estuvo a cargo de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, utilizó la misma modalidad que la Encuesta Anual de Hogares; los vecinos aceptaron participar de manera voluntaria, primero contestaron una serie de preguntas sobre su estado de salud, antecedentes clínicos y síntomas compatibles con la enfermedad, y luego fueron testeados.

Para llevarlo a cabo se utilizaron los kits “CovidARG IgG” test Elisa, que fueron desarrollados por investigadores argentinos del Conicet y el Instituto Leloir, y cuentan con la aprobación de la Anmat. El procedimiento es por medio de una extracción de sangre que es obtenida con una rápida punción en uno de los dedos de las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *