El sistema de EcoBici dejará de ser gratuito los fines de semana

El Gobierno de la Ciudad anunció que el sistema EcoBici, que contempla el uso compartido de bicicletas públicas, dejará de ser gratuito los fines de semana y comenzará a cobrar una tarifa por la utilización del rodado con el objetivo de crear un fondo destinado para mejorar la infraestructura urbana utilizada por los ciclistas.

La medida forma parte de un proyecto de ley que se presentará en la Legislatura, que también contempla la creación de guarderías en la vía pública y en cercanías de centros de trasbordo, con el fin de volver a contar con las 400 estaciones de Ecobici que funcionaron hasta marzo cuando comenzó la pandemia del coronavirus.

«Queremos recuperar las 400 estaciones y las 4.000 bicicletas de acá a 12 o 18 meses, esa es nuestra aspiración», dijo Juan José Méndez, secretario de Transporte porteño, al ser consultado sobre este tema por Télam.

Durante una videoconferencia con la prensa para anunciar el envío del proyecto a la Legislatura, el funcionario explicó que «no se puede aún estimar la tarifa» que regirá por el uso de las bicicletas los fines de semana, tanto para los residentes argentinos como para los turistas extranjeros; no obstante remarcó que el servicio «seguirá siendo gratuito de lunes a viernes» para viajes de 30 minutos.

Por su parte, Felipe Miguel, jefe de Gabinete porteño, sostuvo que «este proyecto va a permitir generar más infraestructura y desarrollar el sistema público de bicicletas», y precisó que «en 2009 del total de los viajes diarios, el 0,4% se hacían en bicicleta, hoy ya es del 4% y esperamos que este número siga subiendo para llegar en 2023 al millón de viajes».

Las proyecciones sobre la evolución del uso de la bici en la Ciudad tenían una expectativa de crecimiento moderado hasta marzo de este año. Con la llegada de la pandemia este proceso se intensificó y fue necesario acelerar muchos de los proyectos que ya estaban planificados y pensar en nuevas soluciones complementarias para acompañar el récord de viajes en bicicleta que se registra en las calles.

“Estamos muy orgullosos de sostener desde hace más de 10 años un sistema de bicis gratuito para todos los vecinos. Hoy queremos mantener esa gratuidad garantizando y priorizando el acceso de quienes más lo necesitan. Con esta nueva ley estamos generando nuevas formas de financiamiento para acelerar el crecimiento de la bici en la Ciudad”, aseguró Juan José Méndez.

Desde hace una década, el gobierno porteño incentiva el uso de la bicicleta y predica hacer de ella un medio de movilidad real para moverse por los distintos barrios. En estos años, la creación del primer sistema de bicis públicas del país —con 267 kilómetros de red de Ciclovías y Bicisendas protegidas— y el trabajo en conjunto con distintas organizaciones, empresas privadas, universidades, locales comerciales y habitantes, promovieron en sus entornos el uso de bicicletas como alternativa.

La iniciativa deberá ser aprobada en la Legislatura, donde Juntos por el Cambio tiene mayoría, antes de su implementación dado que contempla algunas cuestiones que requieren del aval parlamentario, como la autorización para una red de guarderías para el estacionamiento y guardado de rodados para los ciclistas que se mueven en su bicicleta particular.

También la creación de un «fondo para el desarrollo de la movilidad sustentable» que servirá para costear las obras de infraestructura tendientes a ampliar y mejorar la red de ciclovías, que se financiará con los ingresos del cobro de la tarifa.

Otro punto es la promoción y desarrollo comercial e industrial que tiene que ver con la creación de políticas tendientes a promover el desarrollo comercial e industrial del sector de la bicicleta.

Según explicaron los funcionarios, durante la cuarentena, las consultas para la compra de bicicletas y vehículos de micromovilidad, como monopatines, aumentaron significativamente en las distintas plataformas de compra. La Cámara de Fabricantes de Bicis (COMMBI) registró entre los meses de mayo y julio un crecimiento interanual de ventas de bicicletas del 50% y Mercado Libre registró una aumento del 131% respecto al período abril-agosto 2019.

Además, desde la Cámara de la Industria de Motovehículos, Bicicletas, Rodados, Motopartes y Bicipartes Argentinas (CIMBRA) destacaron que mientras que en 2019 se vendieron 600 mil bicicletas ahora esperan superar el 1.8 millón de bicicletas para este año. Por eso, “la decisión es seguir propiciando el crecimiento del sector”, explicaron.

A la propuesta se suma el trabajo en conjunto con el Banco Ciudad a fin de expandir políticas de financiamiento para la compra de bicicletas (hoy se las puede adquirir en 12 y 24 cuotas) y con otras entidades públicas y privadas que contribuyan a la generación de oportunidades crediticias para su obtención.

También, se prevé la creación de cursos y capacitaciones para bicicleteros o mecánicos de bicicletas, que son una pieza fundamental en la actividad y con el auge del ciclismo urbano su trabajo presenta una demanda cada vez mayor.

El tercer punto del proyecto es el Compromiso ciudadano. ”En estos diez años, aseguró Méndez, para lograr el cambio cultural que propusimos, fue fundamental contar con el apoyo y el trabajo en conjunto de otros actores de la sociedad civil. Para llegar a un millón de viajes en bici en 2023 el trabajo colaborativo con otras jurisdicciones, organizaciones, empresas, entidades educativas, ONG’s, organizaciones sociales y ciudadanos seguirá siendo clave con la expansión del programa Amigos de la Movilidad Sustentable y Segura que hoy cuenta con más de mil miembros. La implementación de incentivos para que los empleados vayan en bicicleta (posibilidad de duchas, lugares para dejar la bici, etc.)»

El proyecto de ley propone generar instancias de participación e intercambio con sectores vinculados a la actividad a partir de la promoción de talleres, foros y seminarios.

Finalmente, el cuarto punto es la creación del Fondo para el Desarrollo de la Movilidad Sustentable que tiene el objetivo principal de expandir y fortalecer el Sistema de Transporte Público de Bicicletas actual. Además, impulsará obras de infraestructura tendientes a ampliar y mejorar la red y tecnología existente para la implementación de sistemas complementarios.

Por último, prevé la creación de programas educativos y de promoción para la movilidad sustentable.

Respecto a los ingresos del Fondo para el Desarrollo de la Movilidad Sustentable, éstos serán obtenidos a partir del cobro a turistas extranjeros que utilicen el sistema y a usuarios residentes en el país solamente los fines de semana; la red de estacionamiento y guardado (guarderías y racks privados); los potenciales sistemas de movilidad sustentable complementarios (sistemas compartidos de bicicletas eléctricas, por ejemplo) y los aportes públicos y privados (una empresa podría subsidiar la colocación de una estación de bicis para brindarle mayor accesibilidad a sus empleados).

Considerando la meta de expandir el uso del vehículo a pedales, la prioridad de GCBA seguirá siendo mantener la bicicleta gratuita como una solución de movilidad para quienes quieran trasladarse por motivos laborales, de estudios o para resolver dinámicas cotidianas. Para eso el sistema va a diferenciar los viajes recreativos de fines de semana o turísticos, que serán pagos (aún no está establecido el importe), de los viajes cotidianos (ir al trabajo, a la universidad, un turno médico, etc.), que seguirán siendo gratuitos. Ese dinero irá al Fondo para el Desarrollo de la Movilidad Sustentable con el objetivo de seguir expandiendo el sistema Ecobici.

“En los últimos meses el sistema de Ecobici dejó de lado su perfil recreativo para reconvertirse en un escenario especial en el que los viajes son sólo esenciales”, dijo el funcionario y agregó que este proyecto de ley profundiza esta característica del sistema y propone priorizar los traslados cotidianos de los vecinos, despriorizando su uso turístico, recreativo de fin de semana y/o deportivo.

Hoy hay 200 estaciones como red complementaria al subte y alternativa a viajes cortos, y se reabrieron aquellas estaciones que se encuentran próximas a Centros de Trasbordo a fin de que los usuarios puedan optar por este medio y descomprimir el uso del transporte público.

El tiempo máximo por viaje los días hábiles es de 30 minutos: la intención es promover la rotación de bicicletas, alentar la intermodalidad y que más personas puedan usar el sistema. El 80% de los viajes acumulados registrados en el sistema son de 30 minutos. Para volver a realizar un viaje cada usuario debe esperar 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *