Clásica y Moderna bajó la persiana

La tradicional librería, confitería, bar y espacio cultural Clásica y Moderna de la avenida Callo 892 fue desalojada el martes 19 de febrero por orden judicial por deudas en el alquiler del local. La librería acumulaba también juicios laborales y sufría de una caída en la venta de libros.

Fundada en 1938 por Francisco Poblet, la librería había sufrido un duro golpe en junio de 2017 por la muerte de “Natu” Poblet, quien había convertido a Clásica y Moderna en un espacio de referencia de la cultura porteña, frecuentado por Manuel Mujica Lainez, Alejandra Pizarnik, Arturo Jauretche, José́ Bianco, Beatriz Guido, Alberto Girri, Enrique Pezzoni, Juan José́ Hernández, Juan José́ Sebreli, Oscar Hermes Villordo, Ernesto Schoo, Liliana Heker, Ana María Shua y Sylvia Iparraguirre, entre tantos otros narradores y poetas.

Desde noviembre pasado, cuando el librero y filósofo Alejandro Monod, viudo de “Natu” Poblet, debió ser hospitalizado por problemas cardíacos, su hermano Fernando, ingeniero zootecnicista, se hizo cargo de la librería. «En diciembre intentamos saldar la deuda y pagar unos meses de alquiler por anticipado con unas propiedades, pero el juicio ya había sido ganado por el dueño del local y después de la feria judicial se aceleró todo», explicó Fernando Monod.

«Nosotros pasamos 80 años, desde antes de la primera presidencia de Perón. Hemos atravesado muchas crisis. Lamentablemente caímos en esta, pero todavía tenemos esperanzas de revertirla», se esperanza. «El tema es que la única forma de revertir es teniendo el local abierto y volviendo a Clásica y Moderna con más espectáculos, que no estamos haciendo en febrero casualmente porque estábamos en la incertidumbre de si nos venían a desalojar o no. No queríamos comprometernos con los artistas», agregó Fernando Monod.

«Dentro de un mes se sabrá si el cierre es definitivo o no», agregó el administrador. Para él, lugares como Clásica y Moderna deberían pertenecer al Gobierno de la ciudad y ser administrados por concesionarios. «Así no se perdería la memoria de estos espacios», señaló.

Clásica y Moderna ha sido declarada en 1998 «sitio de interés cultural» en los términos de la Ordenanza nº 48.039/94.

Al rescate de Clásica y Moderna

Fernando Monod tiene la esperanza de seguir negociando para que la librería vuelva a abrir. Mientras tanto, se busca el apoyo de diferentes referentes de la cultura y de funcionarios, como el ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, que según él le habría prometido programar una serie de actividades culturales a partir de marzo o abril de este año. También el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Daniel Filmus, se acercó a la familia. Escritores, artistas, periodistas y amigos ya expresaron su pesar por redes sociales.

El ensayista Santiago Kovadloff, habitué y protagonista de la agenda de la casa por años, lamentó la situación y consideró «indispensable» que el gobierno porteño no deje morir a «una casa emblemática del encuentro entre argentinos».

«Es una muy mala noticia para la cultura de Buenos Aires -consideraron en el ministerio de Cultura de la ciudad-. Para nosotros son muy importantes estos espacios donde convive lo cultural con lo comercial, particularmente aquellos con tan larga tradición como Clásica y Moderna, que siempre fue una parte vital en la agenda cultural de la ciudad, aunque en los últimos años con menos presencia. En 2018 nos reunimos varias veces para acompañarlos y ofrecerles alternativas. A nuestro alcance está seguir difundiendo los bares notables y librerías con el compromiso de siempre».

«Natu” fue una gran gestora cultural, y hay que recordar a su hermano Paco, que se ocupaba de la parte comercial y murió hace ya años. Pienso que los problemas se agudizaron a partir de ese momento y de la incorporación del área gastronómica, que no era el oficio de nuestra querida librera. Y Alejandro, su marido, también librero y estudiante de filosofía, la apoyó y ayudó en tiempos difíciles», declaró Josefina Delgado, escritora y exfuncionaria en áreas de Cultura de Nación y Ciudad años atrás.

Luego de la repercusión que tuvo la noticia del desalojo de la librería Clásica y Moderna, el ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, se reunió en un bar porteño con Fernando Monod. El ministro subió en su cuenta personal de Twitter una foto de ese encuentro acompañada por el siguiente texto: «Nos juntamos recién con Fernando Monod, actual administrador de Clásica y Moderna. Vamos a ayudar para mantener en marcha un espacio central para la cultura de nuestra Ciudad».

Desde el Ministerio de Cultura de la ciudad de Buenos Aires confirmaron el esfuerzo en darle continuidad. «Este es un espacio icónico de la cultura de Buenos Aires -dijo Avogadro-. Tenemos muchísimo interés en apoyarlos para su continuidad». El ministro y su equipo ya evalúan impulsar la librería con programación cultural. «Mientras, estudiamos los próximos pasos para que Clásica y Moderna siga siendo parte del alma cultural de la ciudad».

Un comentario sobre “Clásica y Moderna bajó la persiana

  • el 2019-03-16 a las 10:59 am
    Permalink

    Estimados responsables:
    Nací un año después de la apertura de la Librería Clásica y Moderna y toda mi vida fue mi referente mientras estudié. (Profesorado, Universidad y vida laboral completa dedicada a la educación y salud Psicológica)
    Asimismo cercana para todo referente en lectura y actividades culturales musicales y artísticas hasta el año pasado en que cenar y escuchar a un famoso conjunto de Jazz fue el ultimo gran placer.

    Es un enorme dolor no carente de indignación, enterarse de la falta de cuidado hacia otro gran centro de cultura.

    Escucho que gente muy importante está esforzándose para salvarlo.
    Esperemos que lo logren.

    Los que amamos lugares como este estamos dispuestos a acudir con nuestra presencia a eventos que sirvan para mantener y recuperar a Clásica y Moderna.

    A quien corresponda. Muchas gracias

    Lic Liana Strazza (Psicóloga y Prof. Bellas Artes)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *