Parque de Innovación en los terrenos del Tiro Federal Argentino

Avanza el proyecto del Parque de Innovación en el barrio de Núñez. Las nuevas instalaciones para el Tiro Federal estarán terminadas en el primer trimestre del próximo año y, una vez mudado del club, a mediados de 2020 empezarán las primeras obras de infraestructura de servicios en el predio de Libertador y Udaondo para el futuro polo de desarrollo científico, tecnológico y educativo, que congregará a actores públicos y privados.

El objetivo oficial es que estudiantes, investigadores y emprendedores se concentren en un mismo lugar, generando redes de aprendizaje y oportunidades. De acuerdo con las primeras estimaciones, el Parque de Innovación podría quedar terminado entre fines de 2021 y comienzos de 2022.

«Queremos que este espacio sea el principal faro para el talento. Será un ecosistema», resumió Ignacio Stegmann, director del Parque de Innovación.

Tras una negociación que tuvo marchas y contramarchas, el gobierno porteño relocalizará los polígonos del Tiro Federal a un terreno junto al Río de la Plata, entre el Parque de los Niños y la desembocadura del arroyo Medrano.

En el predio actual, sobre el frente que da a Libertador se desarrollará un emprendimiento privado en 1,5 hectáreas subastadas en noviembre de 2018; el producto de esa venta financiará el desarrollo del Parque de Innovación y parte de la urbanización del Barrio 31. Un segundo lote intermedio, el denominado B, seguirá siendo la sede social del club durante 75 años. En la porción posterior de terreno, se desarrollará el Parque de Innovación propiamente dicho.

Entre los actores públicos, la Universidad de Buenos Aires (UBA) tendrá un edificio propio que agilizará la conexión con las actividades desarrolladas en Ciudad Universitaria. Otro inmueble estará destinado para la Universidad de Formación Docente para los maestros porteños. Avanza también la firma de acuerdos con organizaciones como el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), entre otras.

En cuanto a los actores privados, para fines de año se estarán realizando subastas públicas con cargo para que distintas entidades puedan acceder a la compra de tierras para el desarrollo de proyectos previamente aprobados y que, en total, ocuparán 100.000 metros cuadrados. Se prevé, por ejemplo, que se instalen en el parque dos facultades (una de diseño y otra de tecnología); también habrá edificios de coworking, una residencia universitaria y una escuela de programación. Será el Banco Ciudad el que estipulará los precios de venta de cada lote.

Además, en otros 57.000 metros cuadrados el gobierno porteño construirá edificios que luego serán alquilados a privados de los rubros aceleradores, incubadoras, pymes y venture capital.

De gestionar esos alquileres se ocupará el ente administrador del Parque de Innovación, que estará integrado por representantes de la Ciudad y de entidades públicas y privadas. Este año se presentará en la Legislatura porteña un proyecto para crear esta entidad jurídica.

Todavía no está definido, indicó Stegmann, cómo será la infraestructura que conectará el parque con Ciudad Universitaria. «Estamos trabajando con la UBA y Autopistas Urbanas SA (AUSA) para determinarlo», agregó el funcionario, que se mostró entusiasta ante la posibilidad de que ese predio por el que transitan a diario miles de estudiantes y docentes tenga una vinculación más directa con el tejido urbano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *