Prohibido fumar en áreas de juegos infantiles de plazas porteñas

La Legislatura porteña sancionó el proyecto de ley que prohíbe fumar en las áreas de juegos infantiles de plazas y parques de la ciudad de Buenos Aires y que prevé sanciones económicas y días de arresto para quienes no cumplan con la normativa.

La iniciativa, que propone la creación de una «franja de amortiguación, no menor a tres metros de ancho desde el perímetro exterior de los patios de juego, a partir de la cual no se podrá fumar», fue aprobada en general casi sin rechazos, pero uno de sus artículos, el referente a las penas, mereció nutrido debate y fue votado sólo por el oficialismo.

Según aclaró el diputado Guillermo González Heredia (Vamos Juntos), el proyecto busca evitar la presencia de fumadores sólo en los lugares de juego y no en todo el espacio público en cuestión. «Se busca proteger a nuestros niños no sólo de la exposición eventual como fumadores pasivos, sino alejarlos de accidentes que pudieran tener por quemaduras. Pero el combate al tabaco implica un cambio cultural y cuanto menos tiempo los chicos vean a sus padres fumar, mejor», señaló el legislador.

Respecto de las sanciones, el impulsor del proyecto explicó que esas conductas se enmarcarán en un artículo del código contravencional sobre la disposición de sustancias tóxicas en espacios públicos. Si bien ese artículo habla de multas de hasta 30.000 pesos y de hasta 60 días de arresto, el legislador dijo que el «espíritu» de la ley no es «recaudatorio» y que el juez debería entender que se trata de una contravención menor y así aplicar la multa mínima, cercana a los 1.000 pesos.

Ese punto fue considerado como «punitivo» por los diputados opositores, que, sin embargo, rescataron el espíritu loable de prohibir fumar en los espacios de juegos. Tal fue el rechazo a ese punto que se habilitó el voto en particular y, en ese momento, la adhesión original al proyecto consiguió solo los 32 votos positivos del bloque de Vamos Juntos.

“Este nuevo proyecto es un paso más en la política de respeto en la convivencia. Todos conocemos lo dañino que es el tabaco y el objetivo es proteger a nuestros niños en su ámbito natural que son las plazas y los parques”, señaló por su parte Francisco Quintana, vicepresidente primero de la Legislatura.

Por otra parte, el proyecto ordena al Ministerio de Salud porteño «el desarrollo de campañas de concientización sobre normas básicas de convivencia en espacios públicos». Originalmente, la idea fue parte de una consulta ciudadana que efectuó meses atrás el gobierno porteño a través de redes sociales, y que obtuvo un resultado contundente: un 80% de los vecinos respaldó la prohibición del consumo de cigarrillos en las áreas donde juegan los niños en los espacios verdes.

Con esta iniciativa, se busca prevenir el impacto negativo del humo de tabaco en los niños. La exposición al humo de segunda mano durante la infancia puede generar problemas respiratorios como tos crónica, disminución de la capacidad pulmonar, asma, bronquitis y neumonía; alergia a los alimentos y problemas en la piel. Al mismo tiempo, incrementa cuatro veces el riesgo de padecer cáncer de pulmón en la adultez y aumenta en casi un 40% el riesgo de cáncer de vejiga.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en nuestro país fallecen a diario 123 personas por enfermedades relacionadas con el consumo de cigarrillos, es decir, 44.000 por año. Se calcula que de esos decesos, al menos 6.000 corresponden a personas que nunca fumaron, pero que estuvieron expuestas al humo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *