Es obligatorio el uso del Telepase en las autopistas porteñas

A partir del 28 de septiembre, es obligatorio el uso del Telepase para circular por las autopistas de la ciudad de Buenos Aires. Si bien la fecha límite anunciada había sido el 14 de ese mes, las autoridades del Gobierno porteño decidieron extenderlo por dos semanas ante las quejas de los conductores que no llegaron a hacer el trámite.

La disposición que determinó la obligatoriedad del sistema automático en reemplazo del pago efectivo fue anunciada en agosto por las autoridades porteñas como una iniciativa «esencialmente sanitaria» para bajar el riesgo de contagio del coronavirus al evitar el contacto entre el trabajador de las cabinas y los conductores.

La medida fue implementada para reducir la probabilidad de contagio durante los intercambios que se producen en las cabinas manuales en tiempos de pandemia. Hay unas 53 mil transacciones por día, y esa opciónofrece una opción segura, ágil y económica de adhesión gratuita.

Esta modalidad de cobro automático se implementó de manera obligatoria en las autopistas 25 de Mayo, Perito Moreno, Illia y Dellepiane, comunicó la empresa Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA).

Los usuarios del Telepase tienen descuentos de un 10% en autopistas de AUSA y de hasta un 30% en la red de autopistas de todo el país. Por el contrario, quienes no cuenten con este método de pago, deberán abonar una penalidad que representa el doble de la tarifa manual que corresponda.

La adhesión al sistema automático se realiza a través de la página www.telepase.com; por WhatsApp al 11-2372-7757 o por teléfono al 0800-122-7273; en cabinas especiales que se adaptaron en los peajes; o en más de los 300 puntos de adhesión que hoy están habilitados como negocios esenciales.

Cómo funciona el TelePase

– Luego de tres horas desde la adhesión, el registro de la circulación por las cabinas de peaje en las autopistas de la Ciudad se realiza a través de las cámaras que leen la patente. El cobro electrónico se hace de manera inmediata.

– El usuario puede pedir recibir el dispositivo TelePase en su domicilio. Una vez en su poder, debe activarlo en www.telepase.com.ar/recibimitelepase e instalar el dispositivo tag en el parabrisas.

– También podrán pasar a buscar el dispositivo por más de 300 puntos de adhesión (https://www.telepase.com.ar/donde-puedo-colocar-mi-telepase.html) o a través de las cabinas de conversión ubicadas en las líneas de peaje, siempre y cuando haya hecho previamente el trámite vía web.

El Plan de autopistas urbanas fue un proyecto que contemplaba una red de autopistas con peaje atravesando la ciudad de Buenos Aires, sumando 74 kilómetros de vías rápidas. Fue ideado hacia 1976 por la dictadura militar (1976-1983) que gobernaba el país y ejecutado durante la intendencia de Osvaldo Cacciatore. Finalmente, sólo dos de las nueve autopistas fueron inauguradas: la 25 de Mayo (Autopista Urbana 1) y la Perito Moreno (Autopista Urbana 6). Se realizaron cientos de expropiaciones de terrenos, y muchos de ellos fueron abandonados al no concretarse los trazados planeados.

El 10 de junio de 1977 se realizó una licitación internacional para las empresas interesadas en la construcción inmediata de las dos primeras autopistas: la 25 de Mayo (AU1) y la Perito Moreno (AU6).​ El 2 de enero de 1978 se adjudicó la obra al consorcio integrado por las empresas españolas Huarte y Cía. S.A. y Viales, Estacionamientos S.A., y las argentinas Empresa Argentina de Cemento Armado S.A. de Construcciones (E.A.C.A.) y Polledo S.A.I.C. y F., esta última reemplazada posteriormente por INDECO S.A.​ El concesionario adoptó el nombre de Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA), y su objetivo fue construir, mantener y explotar las dos autopistas con peaje. El derecho de explotación se les otorgó por un período de 28 años a partir de la firma de la concesión.

La construcción comenzó el 2 de noviembre de 1978, ocupando alrededor de 2.500 personas.​ Una importante cantidad de terrenos fueron expropiados, en muchos casos de manera forzada, y con profundo malestar y rechazo de gran parte de los vecinos afectados. Muchos de ellos fueron trasladados a barrios construidos por proyectos estatales de vivienda.

AUSA también tuvo a su cargo la construcción, bajo el viaducto de la Autopista 25 de Mayo, de una sección de 3 km de la línea E de subterráneos que la llevaba a una nueva terminal en la intersección con la Avenida Lafuente, donde se erigió la Plaza de los Virreyes.

Las autopistas 25 de Mayo y Perito Moreno fueron finalmente inauguradas el 6 de diciembre de 1980, sumando un total de alrededor de 15,5 kilómetros de vías rápidas, y con un peaje cada una. Otras obras fueron comenzadas, como puentes junto a la Avenida Lacarra en las inmediaciones del Parque Almirante Brown, para la autopista Occidental (AU7), y numerosas expropiaciones de terrenos a lo largo de la traza de la futura autopista Central (AU3) que posteriormente quedaron abandonados.

A inicios de la década de 2000, la franja de terrenos dejada en el barrio de Saavedra entre la Avenida General Paz y la Avenida Congreso fue liberada para emplazar la avenida Parque, luego denominada Roberto Goyeneche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *